Noticias

 

El próximo sábado, 5 de mayo, Orozkoko Museoa inaugurará a las 19:00 por primera vez el proyecto pictórico en homenaje a Blas de Otero. La muestra, titulada “Me queda la mirada”, es un gran tributo visual a la obra del poeta en la que 25 artistas vascos y catalanes han expresado mediante la pintura lo que otros tantos versos del artista les han sugerido. Entre las propuestas figura la de la orozkoarra Soiartze Alday. Las composiciones se podrán visitar en el la sala orozkoarra hasta el 31 de mayo.

El proyecto nació de Vallgrassa, el Centre Experimental de les Arts, y en él están implicados tanto los pueblos de Orozko y Begues (Barcelona) como las dos Diputaciones de Bizkaia y Barcelona. La muestra se ha desarrollado también en colaboración con la Fundación Blas de Otero. Al acto inaugural asistirán tanto los artistas implicados como representantes de las instituciones participantes en la iniciativa.

Orozko es el punto de inicio de esta exposición que posteriormente se expondrá en Bilbao, en la Sala Ondare del 2 al 30 de junio y en el Palacio John del Casco Viejo del 9 al 31 de julio. El 14 de septiembre se inaugurará en Begues y posteriormente se podrá admirar en Barcelona.

Hijo adoptivo

Orozko nombró a Blas de Otero 'Hijo Adoptivo' en 2017. Aunque el poeta nació en Bilbao, su madre y su abuela eran naturales del municipio bizkaitarra, por lo que él mismo pasó largas temporadas en Orozko y el lugar protagoniza varios de sus poemas.

Según indica Josu San Pedro, alcalde de Orozko, esta iniciativa “es una forma de saldar la deuda permanente que Orozko tiene con Blas de Otero por ponernos en la órbita cultural a través de la literatura”. Además, subraya que “el hermanamiento entre pueblos” es también uno de los objetivos del proyecto: “Este es un primer paso para establecer convenios de colaboración. Nos gustaría entablar lazos de unión con Begues y Barcelona, aprender de sus proyectos y poder trabajar intercambios culturales, por ejemplo”.