Noticias

 
Un año más, Orozko ha dejado atrás sus fiestas de San Antolín. La jornada del martes, el tradicional Día de Ajos, puso punto y final a las celebraciones tras cinco días de juerga que arrancaron el 31 de agosto. A la espera de la valoración oficial de la Comisión de Fiestas Antolinzaleak, Josu San Pedro, alcalde de Orozko, ha realizado una primera valoración “muy positiva”, destacando la gran multitud de personas que ha participado en los actos programados para estas festividades.

San Pedro ha subrayado también la “suerte” que ha supuesto “tener el buen tiempo de aliado” durante los días de fiestas. “Eso ha posibilitado que los actos se hayan celebrado tal y como estaban previstos”, además de “animar a la gente a participar más, aspecto que ha sido muy notable sobre todo el día de San Antolín”. Durante esa jornada se pudo disfrutar de partidos de pelota, el concurso de garrafa, la actuación de la Agrupación Musical San Roque de Llodio y la novillada, entre otros.

Las novilladas han vuelto a registrar un gran éxito con un alto número de asistentes, sobre todo la de la tarde del sábado. Las actuaciones musicales han congregado también a grandes multitudes. El Día de los niños y niñas fue uno de los más animados sin un minuto de descanso para los vecinos y vecinas más txikis.

Sin denuncias

Asimismo, el Consistorio ha recalcado que la ausencia de denuncias por ataques sexistas o atenciones importantes por parte del puesto de atención de la Cruz Roja es algo “muy positivo”. Las únicas actuaciones del servicio han sido algunos niños y niñas que han tenido que ser atendidos por caídas en las barracas y alguna persona mayor tras un mareo. “En general ha habido un ambiente sano y muy agradable”, según ha indicado San Pedro.

Cabe destacar, sin embargo, que la noche del domingo al lunes se tiraron objetos cortantes como botellas y baldosas a las piscinas y, pese a haberse limpiado la zona, una joven sufrió un corte importante durante los juegos acuáticos del día siguiente. El Ayuntamiento ha querido subrayar su condena a este tipo de actos vandálicos.