Noticias

 

Orozko ha bajado el telón de sus fiestas de San Antolín con muy buen sabor de boca. El tradicional Día de Ajos puso, una vez más, punto y final a las celebraciones tras seis días de juerga que arrancaron el pasado 30 de agosto. A la espera de la valoración oficial que hará la Comisión de Fiestas Antolinzaleak, Pedro Mari Intxaurraga, alcalde de Orozko, ha realizado ya un primer balance positivo de las fiestas.

Intxaurraga ha querido subrayar la alta participación registrada: “Un año más, se ha notado que los orozkoarras se han volcado en participar y disfrutar de los actos. Y no hay nada mejor, ya que, al fin y al cabo, las fiestas se organizan con ese fin, salir de la rutina y pasarlo bien con nuestra gente”. La climatología ha acompañado durante todas las jornadas festivas de los sanantolines excepto en la tarde del domingo, lo que ha permitido el desarrollo de todas las actividades tal y como estaban previstas.

Gran afluencia

Como suele ser habitual, las jornadas del fin de semana y el Día de San Antolín fueron los más multitudinarios. Las propuestas musicales han sido también de las más concurridas y el Día de los niños y niñas fue el más animado, sin un minuto de descanso para los vecinos y vecinas más txikis. Cabe destacar también el partido de pala adaptada, que el día 30 reunió en el frontón de Zubiaur a multitud de personas aficionadas, a pesar de ser una novedad en el programa. Los jugadores del encuentro valoran también muy positivamente la respuesta del público orozkoarra.

En la misma línea cabe destacar que esta ha sido la segunda ocasión en la que se han terminado los tickets para la comida del Día de Ajos por la alta demanda. A pesar de que en el último momento se añadieron 40 plazas más, hubo gente que quedó fuera del evento tras haber hecho cola para comprar su entrada en la mañana del día 4. El Ayuntamiento de Orozko y la comisión de fiestas Antolinzaleak quieren trasladar sus disculpas, y han adquirido el compromiso de aplicar otro sistema de venta de tickets para el año próximo y así garantizar que nadie quede fuera de la comida popular, que es uno de los actos más tradicionales y también más participativos.

Sin agresiones

Intxaurraga ha recalcado que durante estas fiestas no se han registrado denuncias por ataques sexistas ni atenciones importantes por parte del puesto de atención de la Cruz Roja, destacando el ambiente, que has sido en todo momento muy “sano y agradable”.