Noticias

 
Hoy termina el plazo para que el Ayuntamiento de Orozko haga ondear la bandera oficial del Estado en el exterior y en el interior de la Casa Consistorial. El Consistorio va a cumplir la obligación impuesta por el auto judicial remitido hace quince días por el Juzgado contencioso administrativo número 4 de Bilbao, que indica que, en el caso de no colocar la bandera española, el Juzgado podrá pedir auxilio a las autoridades y agentes para que la coloquen, además de imponer multas coercitivas y exigir la responsabilidad penal del alcalde.

El gobierno local ha expresado en un escrito su malestar ante esta exigencia: “Desde el equipo de gobierno queremos manifestar nuestro total desacuerdo con esta imposición de un símbolo que nos es ajeno y no nos representa. Creemos que este tipo de actitudes atacan de lleno a la esencia misma de la democracia, porque no respetan la voluntad popular, ya que la ausencia de la bandera española en el Ayuntamiento nunca ha generado ningún conflicto y ningún orozkoarra ha solicitado su colocación. Por tanto, desaprobamos la obligación de hacernos ir en contra del sentir mayoritario de nuestro pueblo y por eso para nosotros hoy es un día triste”.
 
Desde la Delegación del Gobierno en Euskadi, el 2 de diciembre de 2011, llegó una notificación en la que se apuntaba que “se tiene conocimiento de que la bandera española no ondea en la fachada principal del Ayuntamiento”. Por lo tanto, recordaba al Ayuntamiento que, para cumplir el artículo 3.1 de la Ley 39/1981, la bandera deberá ondear en la fachada. Se daba un plazo de un mes para colocarla. Por no cumplir con la ley de banderas, el Consistorio recibió la sentencia el 6 de septiembre en la que, a pesar de reconocer la sinceridad de la objeción de conciencia del Alcalde, condena al Ayuntamiento a hacer ondear la bandera oficial del Estado en el exterior y en el lugar principal del interior del edificio.