Rutas turísticas y senderismo

 
  • Duración: una hora y media, ida y vuelta.
  • Dificultad: accesible incluso con niños, si no hay mucho barro.
  • Puntos de interés: horno de Telleri. Ericeras. Zona de castañares.

Los kirikiñausis (ericeras en castellano) son unas construcciones de piedra, normalmente circulares, a las que se accede por un portillo que se cerraba una vez lleno de castañas. Su existencia es común en toda la Europa húmeda. Allí se almacenaba el futo, recogido con unas improvisadas tenacillas de madera, para protegerlo de los animales que podían comerlo y para que adquiriese una sazón y punto de maduración final. Permanecían durante uno o dos meses hasta que el grano de la castaña se liberaba del erizo. La asociación Supelaur Kultur Taldea ha recuperado y restaurado varios recintos, que pueden visitarse en un delicioso recorrido.

Partiendo del barrio de Ibarra, a 1 km llegamos al barrio de Usabel, cruce de caminos para Urigoiti o para la pista de Austegiarmin; atravesamos el barrio, pasamos un paso canadiense junto a la presa de agua existente y tomamos, por la izquierda, el camino hormigonado hasta llegar al puente de Alarrita.

Cruzamos el puente y cogemos a la izquierda, junto al río y a unos 200 metros encontraremos el horno de Telleri, restaurado por Supelaur K. T. Visto este monumento, por su parte trasera discurre un camino que nos llevará en unos 500 metros a la unión de dos ríos; tras vadearlos, tomaremos la cuesta que sube por la derecha, hasta la pista forestal en Mendizurieta, donde también hay que cruzar un paso canadiense. Continuamos hasta llegar al paraje de Atxuri.

Vemos la unión de dos ríos, Sintzieta y Aldabide, cruzamos el puente y siguiendo por la pista principal, como a 1 km. de distancia, encontraremos el kirikiñausi de "Atxurikolanda", roto al hacer la pista pero con unas piedras marcando la entrada, imponentes.

200 metros más arriba de este punto, nos toparemos con un cruce de pistas forestales; la de la izquierda nos lleva al kirikiñausi de Saukudui, ericera que tiene las paredes más recias de todas las que están actualmente catalogadas.

Si tomamos la pista de la derecha llegamos al río de Sintzieta; pasamos por un puente nuevo de madera y seguimos para la derecha. Tras un breve recorrido llegaremos a las ruinas de una ericera; 250 metros más adelante, llegamos a la ericera grande de Lastrabe, junto a una carbonera, restauradas por Supelaur K. T.; siguiendo el sendero en la dirección que hemos traído, en unos 20 minutos, tras atravesar unos pinares por pista forestal, llegaremos –debajo de un hayedo– a la pista hormigonada que lleva a Austegiarmin.

Lo cruzamos y, tomando la pista que transcurre entre un pinar por la derecha y un hayedo por la izquierda, llegamos hasta la ericera de Irukusigieta, emblemática ericera de 7,50 metros de diámetro, restaurada también por Supelaur K. T.

Para regresar, volvemos a la pista hormigonada y bajamos hasta el barrio de Usabel.